Changing Society, Generalità, varie -  Burgos Osvaldo R. - 2015-03-16

LA URGENCIA DE PENSAR EL DERECHO COMO PROMESA - Osvaldo R. BURGOS

"LA URGENCIA DE PENSAR EL DERECHO COMO PROMESA" - Osvaldo R. BURGOS

Sumario:  1.- ¿Existe el Derecho de daños? (abordaje macrosistémico de un saber diagonal); 2.- La noción común de justicia y el derecho de las víctimas; 3.- El despliegue de la reparación integral; 4.- Los cuatro momentos de la reparación.

"Somos como viajeros navegando por un terreno desconocido con la ayuda de viejos mapas, hechos en un momento diferente y en respuesta a necesidades diferentes", dice Seyla Benhabib en su libro El derecho de los otros.

Cuando intentamos hablar de categorías jurídicas y en vistas a la insuficiencia de los tradicionales instrumentos decimonónicos para abordar la contingencia que hoy enfrentamos, no queda más que  suscribir esta afirmación. Y, en ese temperamento, aunque hacer alusión a disciplinas estancas -articuladas desde el dogma de ciertas lecturas canónicas incuestionables- es casi una falta de respeto a lo que exige todavía ser pensado -el acto de justicia que siempre queda por pensar- lo cierto es que tales divisiones existen y, en su resistencia conceptual, generan equívocos, producen engorros. El Derecho de Daños, por ejemplo –término que suele utilizarse con las ínfulas de una intención superadora del arcaico concepto de responsabilidad civil, sin alterar sustancialmente su contenido- es, desde que consideramos al daño y a su amenaza como razón de ser del Derecho, una formulación hueca. Si partimos de aceptar que en una comunidad hipotética sin experiencias de injusticia y con total inmunidad a la amenaza, difícilmente sería necesario el Derecho; lo cierto es que el fenómeno del daño y de su reparación integral no puede ser el objeto de conocimiento propio de un saber específico, sino que ha de ser, inexorablemente, el objeto de conocimiento común a todo el saber jurídico, cuyas disciplinas lo abordan -cada una- dentro de los límites propios de la visión que les impone su particularidad. En tiempos en los que el conjunto de descripciones aceptadas para pensar el mundo se despliega a partir del reconocimiento de la preponderancia de los sistemas dinámicos caóticos –y ya no desde la física newtoniana, modelo invariable de las disciplinas científicas consolidadas como tales desde el siglo XVIII- este abordaje no puede presentarse sino como macrosistémico y transdisciplinario. Igual que el saber filosófico, al fin, la equívoca fórmula Derecho de Daños podría reivindicarse entonces, únicamente como un saber diagonal; esto es, aludiendo a una disciplina sin objeto propio, con el reconocimiento de un objeto que corta transversalmente todas las otras incumbencias jurídicas, exigiendo siempre –en esa escisión- la ocurrencia de un saber transdisciplinario.



Autore

immagine A3M

Visite, contatti P&D

Nel mese di agosto 2020 Persona & Danno ha registrato oltre 241.000 visite.

Articoli correlati